Asesoramiento 5 de octubre de 2022

Hacemos el primero de los dos asesoramientos de este octubre inusualmente caliente. Damos la bienvenida a las personas que vienen por primera vez y explicamos qué es la APE. A continuación entramos de lleno en los casos.

El primero es el de Buenaventura, de Barcelona, que ha decidido dirigirse a la APE porque tiene deudas con Endesa. Al comprobar la documentación que trae, parece que una parte de la deuda ha quedado condonada y le explicamos la tremenda batalla colectiva que supuso la condonación de la deuda por parte de Endesa y que nos encontramos en el momento de seguir luchando para que también se condone la deuda acumulada de 2021 y 2022.

Seguidamente, Francisco de Barcelona nos explica que está en un piso de ocupación en precario, recuperando su propia vivienda después de un desahucio, y quiere regularizar los suministros. Le explicamos que existen unos protocolos para contratar contadores de agua y electricidad para hogares en esta misma situación, y que puede hacerlo utilizando los documentos útiles de la APE.

El siguiente caso es el de Darío, también de Barcelona, que vive solo y de alquiler y cree que paga unas facturas muy altas. Una vez repasadas las facturas, le recomendamos que ponga a su nombre todos los contratos directamente con las empresas y que, tanto de la electricidad como del gas, contrate a empresas del mercado regulado, que a pesar del aumento de los precios estos últimos meses, a largo plazo sale más económico.

Después, Vega de Barcelona, nos comenta que tiene un contrato de alquiler social y quiere saber los descuentos a los que puede tener acceso. Le explicamos que puede pedir el canon social del agua a través de la Agencia Catalana del Agua (ACA) y que una vez obtenido, automáticamente le aplicarán la tarifa social. En cuanto a la electricidad, le explicamos que puede pedir el bono social a cinco compañías distintas y que tenga en cuenta que Endesa ha firmado un convenio por las deudas acumuladas. También le recomendamos que acuda al Punto de Asesoramiento Energético (PAE) de su distrito y que podrá tramitar otros descuentos, como el de la excepción de tasas por la recogida de residuos en la factura del agua.

A Marcos le ha llegado una factura muy alta y lo ha encontrado raro, ya que ya optimizó sus facturas a través del PAE, el pasado año. Al mirar las facturas, resulta que no tiene aplicado el bono social porque le ha caducado. Le recomendamos que acuda de nuevo al PAE para pedir el bono social y de paso también, para asegurarse de quedar protegido, el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial.

El último caso es el de Raquel, quien nos comenta que tiene facturas muy altas pese a tener el bono social. Le explicamos que se trata de uno de los principales inconvenientes del bono social, que tiene un límite de consumo al que se le aplica el descuento; si nos pasamos de este consumo, el resto de kWh consumidos nos los cobrarán a precio de coste, y que por este motivo luchamos por medidas más eficientes para hacer frente a las facturas, como sería una tarifa social progresiva.

Dentro de 15 días volvemos a encontrarnos. Mientras tanto: ¡ni sed, ni frío, ni oscuridad!