Entidades y organizaciones sociales reclamamos cambios de calado en materia de pobreza energética ante la Secretaría de Estado de Energía

La reunión con el equipo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica sirve para actualizar las demandas que ya trasladamos en parte el pasado mes de marzo

En el marco de la campaña #FacturasImposibles, las medidas propuestas apuntan a solventar las carencias de los actuales mecanismos como el bono social

Diferentes entidades y organizaciones sociales que luchamos por garantizar el acceso a los servicios esenciales de toda la población nos hemos reunido hoy con el equipo de la Secretaría de Estado de Energía, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica. En el encuentro, hemos valorado la aplicación de las medidas que el Ejecutivo ha ido impulsando a lo largo de los últimos meses en materia energética y hemos trasladado nuestras propuestas al respecto.

La reunión, que ha tenido lugar en la sede de la Secretaría de Estado de Energía, en el Paseo de la Castellana de Madrid, da continuidad al último encuentro con el director del Gabinete de la Ministra el pasado mes de marzo; y algunas de las propuestas que ya compartimos por aquel entonces siguen lamentablemente vigentes porque el Gobierno no ha tomado cartas en el asunto.

A modo de resumen, las demandas realizadas a la ministra Teresa Ribera y su equipo son:

  1. Automatizar el acceso al bono social eléctrico.
  2. Quitar la limitación del bono social eléctrico en lo relativo a kWh.
  3. Aprobar un plan para poder afrontar las deudas existentes.
  4. Impulsar la creación de una tarifa social de electricidad.
  5. Automatizar, en el caso de las familias con bono social eléctrico, el cambio del mercado libre al mercado regulado del gas a las que actualmente se encuentran en mercado libre y renueven su contrato en los próximos meses. 
  6. Realizar una convocatoria extraordinaria para el cobro del Bono Térmico correspondiente a las anualidades de 2022 y 2023.
  7. Establecer el principio de precaución como principio básico ante cualquier impago en el ámbito doméstico que evite los cortes de manera definitiva.
  8. Crear la Mesa social de pobreza energética. 

Todas estas propuestas parten de un diagnóstico compartido entre las mismas entidades que a finales del pasado mes de marzo impulsamos la campaña #FacturasImposibles. A través de ella, queríamos denunciar las carencias de las principales medidas impulsadas desde el Ejecutivo para paliar los efectos de la pobreza energética en el Estado español y plantear opciones de mejora.

Entre ellas, reclamamos cambios importantes en el bono social eléctrico, la medida históricamente más relevante para dar apoyo a las familias que padecen pobreza energética. En relación a dicho mecanismo de descuentos en la factura eléctrica, pedimos que se automatice su acceso y no solo su renovación para que todo aquel hogar vulnerabilizado pueda contar con él sin tener que pasar por la actual carga burocrática que supone una barrera para millones de hogares. A día de hoy, de los casi 6 millones de hogares potenciales, menos de 1 millón y medio acceden al mismo.

Por otro lado, también reclamamos que se eliminen los límites a los kWh bonificados y que provocan que muchos hogares ineficientes energéticamente y sin recursos los superen ampliamente sin hacer en ningún caso un uso abusivo de la energía y reciban facturas durante los picos de consumo de invierno y verano.

Todas las propuestas que hemos planteado al equipo de la Secretaría de Estado de Energía son factibles y serían capaces de aliviar a los millones de hogares que han visto empeorada su situación en los últimos años, según los datos facilitados por el propio Ministerio. En este sentido, a pesar de una estabilización en los indicadores correspondientes al gasto desproporcionado (2M) en energía y el retraso en el pago de gastos relativos a la vivienda, en 2021 se produjo un notabilísimo repunte en el porcentaje de familias que no podían mantener su hogar a una temperatura adecuada durante los meses fríos (14,3%).

Ante este contexto, las entidades y organizaciones que impulsamos la campaña #FacturasImposibles nos unimos de nuevo para reclamar cambios estructurales en la aproximación por parte del Gobierno a la lucha contra la pobreza energética. Necesitamos medidas de calado que funcionen y que cuenten con la participación en su elaboración de las mismas entidades que día tras día vemos los efectos palpables de la pobreza energética en nuestros barrios y municipios. Por ello, también hemos demandado al Ministerio la puesta en marcha de la Mesa Social de Pobreza Energética, un espacio de participación que ya se proponía en la Estrategia Nacional 2019-2024 y que más de 3 años después aún no ha sido creada.

 

Entidades y organizaciones firmantes: Aeioluz, Alianza contra la Pobreza Energética (APE), Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), Coordinadora de vivienda de Madrid, Ecoserveis, Federación de Consumidores y Usuarios (CECU), Fundación Ecología y desarrollo (ECODES), Fundación de Familias Monoparentales Isadora Duncan, Grupo Abio de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Ingeniería Sin Fronteras – Catalunya (ESF), Intiam Ruai, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético (Px1NME), Socaire.