Lunes, 18 Noviembre

Ante la negociación de los convenios, esta práctica inmoral puede ser leída como una táctica más de presión hacia la Generalitat y el resto de administraciones

Barcelona, 10 de octubre de 2019

La Alianza contra la Pobreza Energética (APE) denunciamos que Endesa ha empezado a llevar a juicio a familias en situación de vulnerabilidad para reclamarles su deuda acumulada, a pesar de ser conocedores de su condición. Ante este nuevo escenario, nos preocupa que no se trate de un caso aislado sino que estemos ante una nueva estrategia por parte de la multinacional. 

Lo que queda claro es que este hecho resulta especialmente grave, teniendo en cuenta que actualmente se están produciendo las negociaciones entre la empresa y la Generalitat para poner fin a esta deuda y liberar a muchas familias de la angustia que les genera tener facturas impagadas. Por ello, no podemos descartar que sea una táctica de presión más, de cara a la Administración para conseguir sus objetivos.

El caso concreto que nos ha llegado a la APE durante estas últimas semanas es el caso de Dolors, una vecina de Lleida, de 51 años, que vive con su hija. Dolors cuenta con el correspondiente informe de vulnerabilidad desde 2015, y que ha sufrido numerosos problemas con su vivienda. En este sentido, Dolors viene de una ejecución hipotecaria, de la que pudo evitar el desahucio gracias a la formalización de un alquiler social.

Las dificultades económicas provocaron que comenzara a tener problemas para el pago de las facturas de los suministros desde el 2015, momento en el que se dirigió a los Servicios Sociales para que le pudieran tramitar el informe de riesgo de exclusión residencial, establecido en la Ley 24/2015, y evitar así el corte. Sin embargo, desde entonces ha acumulado una deuda que ronda los 5.000 euros, una cantidad totalmente inasumible para ella.

Desde hace tiempo, Dolors ha recibido cartas y correos electrónicos por parte de Endesa recordándole la deuda pendiente y amenazándola de corte, la última de las cuales la ha recogido en su buzón esta misma semana. No contenta con este acoso, la empresa ha decidido demandarla por la vía civil para reclamarle el total de las facturas impagadas. Lo ha hecho a través de una demanda de juicio monitorio, un procedimiento más rápido y que en algunos casos no permite la solicitud de un abogado de oficio y la asistencia jurídica gratuita. En el caso de Dolors, al tratarse de una reclamación de más de 2.000 euros, sí que necesita la intervención de abogado y procurador, y a día de hoy se encuentra a la espera de respuesta de su solicitud de abogado de oficio. Una vez le adjudiquen uno, tendrá 20 días para oponerse a la demanda.

Como hemos denunciado antes, el caso de Dolors puede marcar un antes y un después en las prácticas abusivas de Endesa hacia las familias vulnerables. Es intolerable hacer pasar a estas familias por un procedimiento judicial cuando la empresa conoce perfectamente su situación económica y lo que supone para ellas tener que ir a juicio. 

Una vez más, Endesa demuestra su nulo compromiso en la lucha contra la pobreza energética y busca llevar al límite a las familias que la padecen, con tal de aumentar sus descomunales beneficios económicos a costa de la salud y la estabilidad de las propias familias. Ante el actual contexto de negociaciones para la firma de los convenios, habrá que esperar si este es un caso aislado o una verdadera estrategia de presión por parte de la compañía.

La APE seguiremos atentas a cómo se desarrolla este caso y ofreceremos nuestro apoyo para que Dolors pueda oponerse al procedimiento judicial y destapar así la vergonzosa actuación de Endesa. Asimismo, continuaremos denunciando este tipo de prácticas por parte de Endesa o de cualquier otra empresa suministradora. 

¡NI SED, NI FRÍO, NI OSCURIDAD!

Youtube

Loading Player...

Agenda

Noviembre 2019
L M X J V S D
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30