Logo APE_blanc_header

La presión ciudadana fuerza a Agbar a dar un paso atrás y plantear un proceso de mediación con la Alianza contra la Pobreza Energética

Durante la mediación, el juicio quedará suspendido temporalmente, pero la APE mantendrá activa la movilización para denunciar la represión hacia la defensa de los derechos fundamentales

Barcelona, 11 de mayo de 2018

La gran campaña ciudadana de denuncia contra la empresa Aguas de Barcelona, por su intención de llevar a juicio a tres activistas de la Alianza contra la Pobreza Energética (APE), ha hecho efecto y ha llevado a la compañía a dar marcha atrás en su estrategia represiva. Ayer la empresa del Grupo Agbar proponía la opción de llevar a cabo un proceso de mediación para evitar la imagen vergonzante de tener que coincidir en los tribunales con un colectivo que defiende los derechos fundamentales de la ciudadanía, y hoy se ha confirmado la suspensión del juicio previsto para el próximo miércoles 16 de mayo. Lógicamente, esta decisión se fundamenta en la presión que ha recibido por parte de la opinión pública y de numerosas entidades y colectivos y que ha querido mostrar la verdadera cara de Agbar.

El lunes 7 de mayo, la APE hizo pública a través de una rueda de prensa que la empresa Aguas de Barcelona llevaba a juicio a 3 activistas del movimiento, incluida su portavoz, por una acción que tuvo lugar el pasado mes de febrero. La acción tenía como objetivo pedir la condonación de la deuda acumulada por el impago de facturas de agua de familias en situación de vulnerabilidad que llevaban meses reclamando a la empresa y no habían recibido respuesta. iez días después de esta acción, la compañía terminó aceptando casi el 100% de nuestras demandas y condonó prácticamente la totalidad de la deuda de miles de familias en la ciudad de Barcelona y algunos municipios del entorno. Sin embargo, la empresa decidió llevar a los tribunales a tres de sus integrantes por la acción que se llevó a cabo ese día, marcándose como fecha prevista para el juicio el próximo miércoles 16 de mayo.

Desde la APE no nos hemos quedado calladas, y durante toda esta semana hemos llevado a cabo la campaña #EncausadesPerAgbar para poner sobre la mesa que, a pesar de los esfuerzos de la empresa por visibilizarse a través de una campaña de lavado de imagen como una “empresa responsable”, estaba llevando a juicio a un movimiento social solo por el hecho de defender un derecho tan básico como es el derecho humano al agua. Así, aparte de una campaña muy intensa a través de las redes sociales, de una importante presencia en los medios, y de estar cada día ante sus oficinas informando a la ciudadanía sobre esta situación, hemos conseguido el apoyo de más de 120 organizaciones locales, nacionales y del ámbito internacional, que denuncian junto con la APE la estrategia represiva de Agbar. Desde la Alianza, además, hemos reclamado públicamente a la empresa que recapacite en su estrategia judicial y de castigo, y a día de hoy podemos afirmar que todo este proceso está visibilizando el doble juego de Agbar, que apenas hace unos días todavía nos decía que no sabía nada de este procedimiento.

Ante una tarea como la de la APE, que lo único que ha hecho desde el año 2014 es luchar pacíficamente por la defensa de los derechos fundamentales, es triste que Aguas de Barcelona haya necesitado ver el impacto de nuestra campaña de denuncia para darse cuenta de que esta deriva represiva hacia los movimientos sociales no tiene ningún sentido. La APE hemos sido informados de que la empresa ha pedido un proceso de mediación a través de la Decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), María Eugenia Gay. De este modo, constatamos que Agbar ha tenido que recular en su estrategia, y como APE participaremos de este espacio de diálogo, al igual que siempre hemos sido abiertas a hablar sobre todo lo que afecta a las familias en situación de vulnerabilidad y a la garantía de los suministros básicos. Este mismo mediodía acabamos de ser informadas de que el juez ha aceptado el proceso de mediación, lo que significa a efectos prácticos la suspensión temporal del juicio. No obstante, la APE mantiene convocada la movilización popular y los apoyos de organizaciones diversas en torno a este proceso judicial, teniendo claro que la mediación es la vía que propone Agbar por haber quedado en entredicho sus prácticas.

Desde la APE seguiremos poniendo énfasis en que la defensa de los derechos fundamentales no es ningún delito, y así lo trasladaremos también en el proceso de mediación. Es palmario que el proceso judicial que Agbar ha promovido, y que ahora se verá suspendido por la mediación, nunca debería haberse iniciado. Como APE valoramos muy positivamente el impacto de la campaña puesta en marcha esta semana, y agradecemos el papel de los cientos de colectivos que nos han apoyado y ayudado a visibilizar que desde la ciudadanía no tenemos miedo a la estrategia represiva de cualquier compañía suministradora que pretenda detener a una ciudadanía organizada que sale a la calle a defender sus derechos.

El cambio de estrategia de Aguas de Barcelona demuestra que, ante las prácticas abusivas de las grandes empresas, la ciudadanía no debe dar ni un paso atrás y debe seguir alzando la voz en la defensa de sus derechos fundamentales, como es el acceso a unos suministros básicos garantizados.

Ni sed, ni frío, ni oscuridad,
¡Y basta de represión!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone