Logo APE_blanc_header

La APE exige a Gas Natural Fenosa que pase verdaderamente de las palabras a los hechos y condone la deuda de las familias vulnerables

Casi un año después la compañía no ha dado respuesta a la solicitud de condonación presentada por decenas de familias.

La Alianza contra la Pobreza Energética (APE) continuamos nuestra campaña para exigir condonaciones de deuda con un nuevo objetivo: la compañía Gas Natural Fenosa. La acción de hoy ha tenido lugar en las oficinas comerciales de la empresa en Barcelona con la entrega del documento de solicitud de condonación de muchas personas del colectivo que arrastran deudas, tanto de luz como de gas, desde hace años con la compañía.

Como ya es conocido, desde la entrada en vigor de la Ley 24/2015, se han evitado miles de cortes en todo Cataluña, de familias en situación de vulnerabilidad. A pesar de este indiscutible triunfo, las Administraciones públicas catalanas no han sido capaces, desde entonces, de cerrar los correspondientes convenios con las compañías suministradoras para que estas asumieran la deuda acumulada de aquellas personas que no pueden pagar sus facturas por carencia de recursos.

Por este motivo, la APE dimos en julio de 2017 el pistoletazo de salida a nuestra campaña de condonaciones  para exigir a estas empresas, que comercian con derechos básicos, que asumieran a través de sus beneficios multimillonarios las facturas impagadas de las familias vulnerables. Algunas familias de la APE presentaron entonces el documento correspondiente en las oficinas de Gas Natural Fenosa, pero que por ahora, no han recibido ningún tipo de respuesta por parte de la empresa, que ha optado por ignorar sus demandas. Todo y el desinterés por parte de Gas Natural Fenosa ante una problemática, que angustia día tras día a las familias más vulnerables, la APE no da ni un paso atrás y pone en marcha una segunda fase de esta campaña para exigir a la compañía una solución ante esta problemática.

Tras la victoria ante Aguas de Barcelona del pasado mes de febrero, ahora queremos repetir la experiencia con la compañía dirigida por Francisco Reynés. Hay que recordar en este sentido que después de una acción en las oficinas de la empresa del grupo Agbar, en la cual exigíamos la condonación de la deuda de cinco familias de la APE, Aguas de Barcelona procedió diez días más tarde a liquidar las cantidades pendientes en el término de consumo (más de un 90% de la factura) de miles de familias de Barcelona y otros municipios de la comarca.

La campaña de condonaciones de la APE se basa en la legitimidad para reclamar a las compañías suministradoras de servicios básicos su responsabilidad en la erradicación de la pobreza energética y sus consecuencias. De este modo, consideramos que Gas Natural Fenosa, como parte del oligopolio energético, tendría que emprender acciones contundentes para garantizar el derecho a la energía de todas sus clientas, especialmente aquellas que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Gas Natural Fenosa es fruto de la fusión en 2009 de las sociedades Gas Natural y Unión Fenosa. Es una de las empresas más contaminantes del Estado español: concretamente, la segunda, con la emisión el 2016 de 11,60 millones de toneladas de CO2 equivaliendo. De enero a marzo de 2018 ha obtenido unos beneficios de 340 millones de euros, hecho que supone un incremento del 7,4% respecto a la cifra del mismo periodo del ejercicio anterior.  Por otro lado, el beneficio neto de la compañía en 2017 llegó a la escandalosa cifra de 1.360 millones de euros.

Con estos datos, consideramos más que razonable que la empresa destine una pequeña parte de sus beneficios a evitar la angustia de miles de familias que, a pesar de estar protegidas del corte, tienen importantes deudas pendientes. Unas deudas, que a pesar de que Gas Natural Fenosa sabe que pertenecen a familias en situaciones de vulnerabilidad, se dedica a asediarlas a través de empresas de recobro y despachos de abogados de dudosa profesionalidad para intentar cobrarlas.

Tras la muerte de Rosa en Reus, en noviembre de 2016, y toda la polémica suscitada, que incluyó la comparecencia en el Parlamento de su entonces consejero delegado Rafael Villaseca, la compañía inició una campaña de lavado de imagen para mostrar a la sociedad su supuesta preocupación por la pobreza energética. Después de invertir más de 4,5 millones de euros, la iniciativa básicamente se puede resumir en un teléfono de atención 24h y el ofrecimiento de fraccionar la deuda pendiente en pagos mensuales, en ningún caso de condonarla.

Así pues, desde la APE tenemos claro que nuestras reclamaciones son totalmente legítimas y exigimos a Gas Natural Fenosa que su lucha contra la pobreza energética no sea un producto de puro marketing, sino que tal y como se hacía mención en uno de sus lemas publicitarios, pase de las palabras a los hechos. El pasado mes de octubre de 2017 ya le recordamos al señor Villaseca la doble moral de la compañía en esta materia, Si realmente Gas Natural Fenosa quiere demostrar su compromiso para poner fin al sufrimiento de miles de familias que padecen situaciones de pobreza energética, lo mínimo que puede hacer es condonar sus deudas y dar una segunda oportunidad a las familias. Ahora más que nunca, queremos que las familias puedan vivir tranquilas y sin pesadas mochilas sobre la espalda en forma de deuda.

¡Ahora más que nunca, queremos una sociedad sin SED, FRÍO NI OSCURIDAD!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone