Logo APE_blanc_header

Carme

Crónicas de la pobreza energética

La Alianza contra la Pobreza Energética (APE), con el objetivo de dar visibilidad a los problemas de las personas que vienen para asesorarse, hemos decidido iniciar un Dietario y hacerlo público. Porque detrás de las estadísticas y de los números hay vidas de personas y luchas colectivas.

49a. CRÓNICA: LA LEY 24 SALVA VIDAS

assessorament 30novDe la mano de nuestras compañeras Neus Escofet y Lucía Navarro, de nuevo os hacemos partícipes de diferentes situaciones que viven personas que padecen en propia piel la pobreza energética y que vinieron a compartir sus vivencias en el asesoramiento colectivo de la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) del 30 de noviembre.

El asesoramiento de hoy se inició con la presentación de una periodista de un canal de televisión francesa que está recogiendo información sobre la pobreza energética en España. Nos pidió permiso para grabar y se lo concedimos de manera unánime, pues sabemos que una manera de combatir este drama es visibilizando nuestra lucha.

A continuación, empezamos con la ronda de casos:

Segundo, de Sant Joan Despí: no es la primera vez que nos visita; esta vez vino con su mujer y nos volvió a recordar su situación: fueron víctimas de un alquiler fraudulento por el cual les cobraron 1.700 € a través de alguien que recuperó una vivienda y los engañó haciéndose pasar por propietario.

Para poner los suministros a su nombre les exigieron el pago de una factura de luz de más de 200 €. A pesar de su estrechez económica la pagaron porque querían regularizar su situación. Cuál no sería su sorpresa cuando se encontraron con la reclamación de otra deuda acumulada de 1.695 €; a esta sí que no pudieron hacer frente, así que este impago les impide ser titulares del servicio; en este momento tienen amenaza de corte de suministro. Les hemos aconsejado que empiecen a tramitar con urgencia el informe de riesgo de exclusión residencial para protegerse del corte.

Ángeles, de Nou Barris: necesita el boletín eléctrico (documento oficial emitido por un instalador electricista autorizado que certifica que una instalación cumple todos los requisitos para el suministro) para hacer el cambio de titularidad del suministro —estaba a nombre de su madre fallecida— y está preocupada por el coste. Tenía una deuda de luz de la que le queda una parte; su miedo es que hay que hacer obras en la instalación y ella no puede asumir ese gasto. Se le aconseja pedir un presupuesto y llevarlo a su asistenta social para valorar una posible ayuda.

Kerly, de Badalona: se encuentra en fase de subasta de la vivienda por impago de su hipoteca; agotó las prestaciones y ahora está viviendo de sus ahorros, pero estos no le llegan para pagar las facturas de los suministros; la vivienda está catalogada como local comercial, de manera que le piden la cédula de habitabilidad y ahora mismo no la puede obtener. Se le aconseja que vaya a Servicios Sociales a exponer su caso para que valoren su situación de vulnerabilidad.

Isabel, de Cornellà: le reclaman una deuda de 1.170 €; ha pedido información a Endesa de Sevilla al haber tenido problemas de titularidad del contrato debido a un error de la compañía; en Servicios Sociales le deniegan el informe de riesgo de exclusión residencial porque dicen que hay ingresos en esa familia, pero estos son de solo 700 € para una unidad familiar de cinco personas. Se le aconseja pedir la condonación de la deuda.

Ross Mary: con su alegría habitual nos comenta que ella siempre le lleva información a su asistenta social para que esté actualizada ante problemas de otras familias en su misma situación.

Ángel, de la Anoia: vive en un piso de propiedad en el que se hicieron obras, le quitaron los contadores y los metieron en un cuartucho, y desde entonces no le han cobrado porque no le ha llegado ninguna factura, así que lleva cuatro años sin pagar la luz; son cuatro en casa y están todos parados. Se le aconseja sacar el informe de riesgo de exclusión residencial para protegerse del corte.

Patricia, de Tordera: nos informa de los resultados de la acción de esta mañana de presión al Ayuntamiento. La comitiva ha dejado claro que no van a consentir más cortes de suministros a familias vulnerables; han salido de la reunión con la promesa de dar alternativa habitacional a las familias que han sufrido daños colaterales, y también que no va a haber más cortes si no hay conflicto social o denuncias en las viviendas ocupadas.

Tania, de Nou Barris: venía de un desahucio y ahora vive de alquiler social en un piso de Habitatge; para poner los suministros a su nombre le pedían pagar una deuda del inquilino anterior. No pudo, así que le cortaron tres veces la luz y no tuvo más remedio que comprar fusibles para pincharla. Endesa la acosa para que pague una deuda de 103,74 € de 2014, esta deuda es suya pero también hay deuda del anterior inquilino. Se le aconseja que tramite el informe de riesgo de exclusión residencial y que solicite información sobre ayudas para el pago de la deuda.

Ángeles interrumpe para preguntar por el precio del kilowatio, dice que no es justo que paguen por igual los que ganan mucho y los que no ganan nada. En eso hemos estado todas de acuerdo; de hecho, forma parte de una de las peticiones que estamos haciendo al Gobierno, como es la de una tarifa adecuada a los ingresos de las familias que están en situación de vulnerabilidad.

David, de Sabadell: nos actualiza datos sobre su empoderamiento para abrir una APE en su localidad. Le comentamos que para ello tiene que seguir viniendo a los asesoramientos hasta que aprenda lo suficiente para poder empezar a asesorar y empoderar a las personas en situación de pobreza energética.

Al final de los turnos de palabra, Yolanda nos explica la acción estatal prevista para el viernes 2 de diciembre a las 19 horas. Se trata de seguir señalizando a las compañías de suministros como responsables de que la #PobrezaEnergéticaMata y que la #Ley24SalvaVidas.

48a. CRÓNICA: Denunciamos el caso de Rosa de Reus delante de la Generalitat

assessorament 16novDe nuevo, a través de nuestras compañeras Neus Escofet y Lucía Navarro, os hacemos partícipes de diferentes situaciones que viven personas que padecen en propia piel la pobreza energética y que vinieron a compartir sus vivencias en el asesoramiento colectivo de la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) del 16 de noviembre.

Hoy solo vamos a hacer asesoramiento y al acabar nos vamos a ir todas juntas a la plaça Sant Jaume, delante de la Generalitat, para denunciar el caso de Rosa de Reus, que murió en un incendio a causa de la pobreza energética, por no cumplir Gas Natural Fenosa con el principio de precaución de la Ley 24/2015, que dice que antes de cortar el suministro tienen que ponerse en contacto con Servicios Sociales para saber si esta persona es vulnerable, y no lo hicieron; y también para presionar al gobierno de la Generalitat para que haga cumplir la ley.

Hemos empezado el asesoramiento con el caso de Pomares, de la Zona Franca: vive en una vivienda recuperada, tiene informe de exclusión residencial, no tiene agua y en Servicios Sociales le dicen que no le pueden poner agua porque está ocupando una vivienda; AGBAR necesita recibir una orden de los Servicios Sociales para poder poner un contador solidario. Otra vez nos enfrentamos con el eterno problema de las viviendas recuperadas.

Jordi y Teresa, del barrio del Raval: Jordi vive con su madre que está enferma y la atienden en Servicios Sociales; están en un piso de alquiler social, el contrato va a nombre de su madre; para renovárselo le piden las facturas de la luz, que en la actualidad la tienen pinchada. Le hemos aconsejado que primero de todo vaya a Endesa a pedir información de su situación, para saber cómo actuar.

Isabel, de Cornellà: tiene tres hijos; lleva un mes y medio sin luz y se le llevaron el contador. Ella tenía dos recibos impagados, que pagó para regularizar su situación. Ahora se encuentra con que tiene un expediente de unos 1.500 €. Cuando compró el piso hizo un cambio de nombre, pero no está muy claro si se produjo este cambio o pusieron su nombre juntamente con el del anterior inquilino. Se le aconseja que vaya a Endesa para averiguar cómo esta su situación, y si no se la aclaran se le hará un acompañamiento.

Aparte, tiene otro problema: en Servicios Sociales no quieren darle el certificado de exclusión residencial porque trabaja y cobra 750 €. ¿Cómo puede una familia compuesta por cinco miembros salir adelante con tan solo esos ingresos? Nos resulta totalmente incomprensible.

Raquel, de Barcelona: vive en un piso de alquiler social con sus dos hijos; en Servicios Sociales le han ayudado a pagar los contratos de luz y gas y ella ha pagado el agua. Se queja de que le vienen unos importes muy elevados en la factura de la luz; le hemos aconsejado que traiga las facturas para analizar por qué le suben tanto.

Eva, de Badalona: vive con su hija con dependencia, está intentando un alquiler social; tiene problemas para hacer frente al pago de la luz y Endesa no le acepta el certificado de vulnerabilidad que le ha hecho la asistenta social. Se le ha aconsejado que vuelva a la asistenta social y le solicite el certificado de exclusión residencial. Nuestra compañera Cristina, que también vive en Badalona, se ha ofrecido a acompañarla .

Haman, de L’Hospitalet de Llobregat: vive en un piso de alquiler social; le llegan facturas muy altas de luz de 180 € aproximadamente, lo tienen todo eléctrico, con una potencia contratada 6,9kW. Ha llamado a Endesa para que le revisen el contador, pero le cobran 65 €. Le aconsejamos que primero de todo baje la potencia. El contador también lo puede revisar el Departamento de Industria de la Generalitat, pero no sabemos si es gratuito o no, para ello tiene que llamar al 012 para consultarlo.

Judit está muy angustiada porque está recibiendo unas cartas que le reclaman una deuda de un piso del que hace años fue desahuciada. Está siendo acosada, ya que la llaman cada miércoles y jueves diciéndole que le van a cortar la luz si no paga. Le hemos dicho que no se preocupe si está pagando los suministros donde vive, que no le pueden cortar por el impago de otra vivienda.

Domi, de Tordera: vive en un bloque de viviendas recuperadas. Les han cortado todos los suministros de agua y luz y han puesto guardias de seguridad para evitar que se enganchen. En este bloque viven personas mayores y niños pequeños. Lo han denunciado al Síndic de Greuges. Quieren hacer una acción delante del Ayuntamiento, así que nos piden colaboración y acompañamiento.

Al finalizar nos hemos ido todas juntas a la Plaça Sant Jaume.

47a. CRÓNICA: Nos preocupa la proximidad del invierno, la salud y la seguridad de las familias

assessorament 2novDe nuevo os hacemos partícipes de diferentes situaciones que viven personas que padecen en propia piel la pobreza energética y que vinieron a compartir sus vivencias en el asesoramiento colectivo de la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) del 2 de noviembre, de la mano de nuestras compañeras Neus Escofet y Lucía Navarro:

“Hoy hemos empezado el asesoramiento con un caso de una familia con tres menores en Roda de Berà, que viven en una vivienda recuperada y les han cortado la luz.

La angustia de esta familia solo la pueden entender aquellas personas que están en la misma situación o que han tomado conciencia social.

A las grandes empresas suministradoras solo las mueve su avaricia, acrecentar más y más cada día su capital, pisando los derechos de la ciudadanía, sin ningún tipo de escrúpulos.

Fátima, de Barcelona: tiene mañana su tercer desahucio; se le ha concedido un piso de alquiler social. Del piso que la van a desahuciar tiene tres facturas acumuladas de Endesa y le han dado de baja el contrato sin notificárselo. Para poder darse de alta otra vez le piden el boletín y una multa de 1.240€ por un enganche que ella nunca ha hecho, porque el técnico no llegó a efectuar el corte. Su preocupación es si podrá darse de alta en el nuevo piso con la deuda pendiente.

Le hemos aconsejado que primero de todo empiece a tramitar el informe de riesgo de exclusión residencial y el próximo martes día 8 la vamos a acompañar a Endesa para ver cómo se puede solucionar su situación.

Hoy, Rabia ha venido con una gran noticia: después de mucho tiempo luchando ha conseguido una nueva alta de luz, se la ve más tranquila y feliz.

David, de Cornellà: el suministro de luz lo tiene a nombre del anterior inquilino y lleva un año que no ha podido hacer frente al pago de las facturas, tiene miedo de que le corten el suministro.

Como el suministro no está a su nombre, le hemos aconsejado primero de todo tramitar el certificado de exclusión residencial y hacer un alta nueva.

Lo más preocupante es que estamos a las puertas del invierno y se va a agravar más la situación, ya que no tener una vivienda acondicionada mínimamente supone un grave riesgo para la salud y para la seguridad porque, sin querer, se cometen imprudencias para poder combatir el frío.”

46a. CRÓNICA: La GRAN batalla de acceso a los suministros en viviendas recuperadas

resum crònica 46De nuevo os hacemos partícipes de diferentes situaciones que viven personas que padecen en propia piel la pobreza energética y que vinieron a compartir sus vivencias en el asesoramiento colectivo de la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) del 19 de octubre. Esta es el relato de nuestras compañeras Neus Escofet y Lucía Navarro:

“Hoy ha venido por primera vez una chica de Ecoserveis para ver el funcionamiento de los asesoramientos de la APE.

Hemos empezado el asesoramiento con el relato dramático de Carmen: trabaja a media jornada, está separada y tiene tres hijos a su cargo. Ha tenido que marcharse a vivir a una habitación por sufrir violencia de género.

Tiene un piso de propiedad donde se ha quedado viviendo su exmarido. Los suministros van a su nombre y hace 8 meses que se los cortaron con una deuda de 3.000 €; está desesperada, tuvo que hacer una pausa para poder seguir hablando de su caso, los ojos se le inundaron de lágrimas. Una compañera se le acercó para tranquilizarla y explicarle los pasos que debe seguir y que no se preocupe que ya no está sola.

Primero tiene que denunciar su situación de mujer maltratada a Servicios Sociales; en segundo lugar debe intentar recuperar su vivienda. La hipoteca va a nombre de los dos, así que se le ha aconsejado que vaya a la PAH. Realmente en este caso los suministros son un mal menor, una vez vaya a Servicios Sociales su situación estará encaminada.

Jordi, de Blanes, nos actualizó su caso: recibió una carta de Endesa para ponerle un nuevo contador. Ha ido a la suministradora acompañado por algunas compañeras, allí le han comentado que tiene un expediente abierto y mientras no se cierre no le pueden poner el contador.

Le han dicho que presentando el documento de la orden de desahucio de hace tres años y el certificado de exclusión residencial, la deuda anterior al mes de mayo cuando obtuvo el contrato de alquiler social sería ilegitima, de manera que él tendría que pagar a partir de mayo, no con anterioridad a esa fecha.

Cristina, de Viladecans, nos comenta que la semana pasada recibió una notificación de Endesa por fraude y que se tiene que presentar al juzgado el día 8 de noviembre, prometiendo mantenernos informadas de cómo va el caso en el próximo asesoramiento.

Alegría, del Baix Penedès, nos informa que tuvieron que bajar a la oficina de Endesa de Barcelona por un caso de un expediente abierto. El afectado asume la deuda pero la quería fraccionar y en Tarragona no había manera de solucionarlo.

Como Barcelona es más visible se puede llegar a más acuerdos pero esto no tendría que ser así, habrá que plantarse y hacer una visita a Tarragona para que empiecen a ponerse las pilas y busquen soluciones para los afectados de la zona.

Cristina, de Badalona, nos comenta que tiene el certificado de vulnerabilidad desde julio del año pasado, tiene 15 facturas pendientes. Nos informa que en su zona sí hay comunicación entre Endesa y Servicios Sociales, porque va recibiendo las facturas pero no tiene aviso de corte. Le hemos aconsejado que vaya a hacerse el certificado de exclusión residencial.

Susana, de Sant Climent de Llobregat, nos informa de que hay una orden de Endesa para levantar la acera y proceder al corte del suministro definitivamente. Hablaron con el alcalde y Servicios Sociales, el Ayuntamiento intentará retrasar lo más que pueda el permiso de levantamiento de acera y están dispuestos a pagar la deuda, pero para ello necesitan un recibo de la compañía por el importe total y Endesa se niega a expedirlo.

Nuestra gran batalla va a ser conseguir el acceso a los suministros en viviendas recuperadas, sobre todo con el tema de la luz. No podemos consentir que haya ninguna vivienda sin los suministros básicos garantizados.

45a. CRÓNICA: La fuerza del compartir para estrechar lazos

resum crònica 45De nuevo, de la mano de nuestras compañeras Neus Escofet y Lucía Navarro, os hacemos partícipes de diferentes situaciones que viven personas que padecen en propia piel la pobreza energética y que vinieron a compartir sus vivencias en el asesoramiento colectivo de la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) del 5 de octubre.

“Hoy se ha presentado Javi de Barcelona, que pertenece a la Asociación del Banco Solidario de Alimentos, en el barrio de Horta.

Nos comenta que en Madrid funciona muy bien y quieren intentarlo en Barcelona, concienciando a la gente a que sea solidaria, potenciando el apoyo mutuo y explicando por qué hemos llegado a esta situación.

Ya sabemos que hay entidades ligadas a los ayuntamientos o al Estado que dan alimentos, pero la idea que nos quiere transmitir Javi, es que si en el barrio tomamos conciencia de las necesidades de nuestros vecinos y compartimos lo que tenemos entre nosotros, puede crearse una relación más estrecha, tomamos conciencia de por qué nos han empobrecido y si hoy yo puedo ayudar puede que mañana sea yo la que necesite la ayuda de mis conciudadanos.

Nos ha invitado el día 16 de octubre al Colegio Mare Nostrum de Horta a unas jornadas que empezarán a las 10 de la mañana hasta la tarde, para darse a conocer.

Seguidamente hemos dado paso al primer caso:

Bernardo, de Barcelona, nos expone el caso de su hija: tiene una vivienda propia que tenía alquilada a una chica, esta dejó el piso y lo volvieron a alquilar. El problema que tiene es que estos últimos inquilinos no hicieron el cambio de nombre de los suministros y a la hija le ha venido una deuda aproximada de 1.700 € que le corresponde a los actuales inquilinos.

Le aconsejamos que intente demostrar que ella ya no vive ahí, con el certificado de empadronamiento, y que haga una denuncia a CONSUM, por reclamarle una deuda que no le corresponde.

Paula, de Badía: tiene un alquiler social de una vivienda recuperada. Desde el año 2012 su vida ha sido una lucha constante, se separó del marido y se quedó con su hija adolescente, dejando su exmarido algunas facturas pendientes que ella ha pagado.

En 2013 intentó regularizar su situación y darse de alta en Endesa, pero no lo consiguió, le dijeron que no podían hacerlo por los nuevos términos de regularización de la ley de baja tensión en las comunidades; hasta que no lo adecúen no le darán el alta.

Cayó enferma y tuvo que dejar de trabajar, aun así siguió luchando para que la comunidad de vecinos hiciera las obras de baja tensión para poder obtener el boletín y darse de alta del servicio

En 2016 la comunidad hizo la instalación; acabada la obra el operario le hizo el boletín, fue a Endesa para gestionar el alta con toda la documentación, pero le comentaron que tenía que llamar a Sevilla porque había alguna irregularidad. Llamó a Sevilla y le dijeron que había que reabrir el expediente y no le dieron más información.

Hemos acordado un acompañamiento a Endesa para hacer presión directamente como APE.

Segundo, de Sant Joan Despí: vivienda recuperada, los únicos ingresos que entran en el hogar son los 426 € que cobra su señora. Tiene una deuda acumulada de 1.632 € de suministros que va a nombre del anterior inquilino.

Los Servicios Sociales les están buscando otro alojamiento para acceder a un alquiler social; como está en vías de cambiar de vivienda se le ha comentado que no se preocupe de momento por la deuda.

Susana, de Viladecans: hace tres años que vive en una vivienda recuperada. Está muy preocupada porque ha recibido una notificación para levantarles la acera para cortarles definitivamente la luz.

Entre todas vamos a aportar ideas para poder evitar este corte y en el próximo asesoramiento buscar una alternativa.

Día a día tenemos que seguir luchando contra los cortes indiscriminados que sufre la ciudadanía, vulnerando sistemáticamente los derechos humanos.

44a CRÓNICA: ¿Qué hacemos con la deuda acumulada?

cronicapeDe nuevo, de la mano de nuestras cronistas Neus Escofet y Lucía Navarro, os hacemos partícipes de diferentes situaciones que viven personas que padecen en propia piel la pobreza energética y que vinieron a compartir sus vivencias en el asesoramiento colectivo de la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) 21 de septiembre.

“Hoy hemos empezado el asesoramiento con la pregunta angustiosa de muchas familias: ¿qué pasa cuando hay deuda acumulada de suministros?

El primer caso de hoy nos lo expusieron Encarni y Quim, de Ripollet, con dos hijos. Su pregunta es: cuando las familias han dado todos los pasos y tienen el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial, ¿qué pasa con la deuda acumulada de los suministros? Lo que más les preocupa es que si encuentran trabajo y su situación económica se regulariza, no podrían hacer frente a la deuda acumulada.

Por desgracia, aún no podemos hablar de condonación de la deuda, pero les hemos informado que pueden ir reduciendo su deuda a través del Fondo de la Generalitat que cubre las facturas de 2015.

Alejandro, de Barcelona: tiene problemas para pagar los suministros. En Servicios Sociales le han ido pagando algún recibo, pero la asistente social le ha comentado que no le podían pagar más facturas. En estos momentos la deuda de los suministros es muy elevada. Se le ha aconsejado que pida todos los bonos sociales disponibles y que vaya a la Oficina d’Habitatge para solicitar el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial.

Cristina, de Castelldefels: es un caso antiguo de vivienda recuperada. Lleva tres meses sin luz. Le piden 250 € del boletín del electricista para asegurar que la instalación está en buen estado. La asistente social le ha dicho que no lo pueden cubrir, y Endesa le reclama una deuda 1.200 €. Su gran problema es la vivienda, que junto a la PAH de Castelldefels están intentando encontrar una solución.

Nos comenta nuestra compañera Salomé, de Rubí, que en octubre se le vence el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial. Mientras ha podido, ha ido pagando las facturas de suministros, pero ya no tiene el trabajo y se le están acumulando los pagos. Le decimos que lo más importante es que vuelva a renovar inmediatamente el certificado y que se acoja a todos los bonos sociales y al Fondo de la Generalitat para hacer frente a la deuda acumulada.

Sergi, de Lloret de Mar: nos expone el caso de un vecino, que tiene facturas pendientes de los años 2013, 2014 y 2015. Él quiere pagar la deuda y está negociando con la suministradora los pagos. Lo terrible del caso es que una vez negociados los pagos de las facturas, Endesa le ha cortado la luz. Pero nos hemos dado cuenta de que una de las facturas es de finales de 2015, incumpliendo la Ley 24/2015, así que dicho corte es ilegal.

En los asesoramientos siempre informamos de las ayudas que hay para que las personas afectadas puedan solicitarlas. Desde la APE queremos destacar que no estamos de acuerdo con que los ayuntamientos o la Generalitat paguen las facturas, ya que estas partidas salen de los impuestos de la ciudadanía. Todos los costes de los suministros básicos a los que las personas o familias no puedan hacer frente tienen que ser asumidos con los beneficios de las propias compañías.

43a CRÓNICA: Una vivienda con los suministros pinchados no es una vivienda digna

postitEste es el primer asesoramiento que hicimos al regreso de las vacaciones, para seguir compartiendo,  resolviendo y visibilizando situaciones de pobreza energética que padecen vecinas, hermanos, amigas, compañeros de trabajo, ciudadanas y ciudadanos de nuestro barrio. Aquí va el relato, de la pluma de nuestras compañeras Neus Escofet y Lucía Navarro, sobre las personas que vinieron el 7 de septiembre y que nos ayudan a explicar la extrema dureza de estas situaciones, y la extrema dulzura de la lucha colectiva para solucionar los casos.

“Hoy ha sido el primer día de asesoramiento después de las vacaciones. Volvemos a la carga defendiendo nuestros derechos y denunciando las prácticas abusivas de las suministradoras.

Sergi y Enric, de Lloret de Mar: venían a informarse sobre la Aliança contra la Pobresa Energètica  para ver cómo funcionamos. Les hemos comentado que no hay una norma general, cada caso es distinto, y son mucho más fáciles de solucionar si están dentro de la Ley 24/2015. Para los que no están dentro, la presión tiene que ser más fuerte y constante hasta poder encontrar una solución.

Enric nos informa del caso de su vecina que lleva 3 meses sin agua y con un menor de un año. Le hemos comentado que así como la luz es muy difícil conseguir que se conecte en casas recuperadas, con el agua se están consiguiendo contadores solidarios, y aquí se tiene que involucrar el Ayuntamiento, como ha pasado en Blanes, el Vendrell, Terrassa, Barcelona. También nos dice que en Lloret hay un índice muy alto de desempleo, y que muchas veces las personas afectadas tienen que pinchar los suministros. Añade que la Administración es muy lenta.

Nosotras, como APE, pensamos que pinchar no es la solución porque puede acarrear graves problemas para nosotros mismos y para los demás, porque una vivienda con los suministros pinchados no es una vivienda digna. Con los Servicios Sociales hay que llegar a un buen entendimiento. Cada persona se desespera con su problema y es normal, pero la trabajadora social muchas veces no tiene las herramientas suficientes para poder darnos una buena solución y ella no es la culpable; la culpabilidad, lo tenemos que tener muy claro, recae en los que nos gobiernan, y es ahí donde tenemos que hacer la presión, no a las personas trabajadoras.

Lucía nos comenta el caso de una familia formada por 4 miembros: han estado fuera durante un mes y les ha llegado una factura de agua de 350 €, cuando ellos normalmente pagan unos 60 € cada dos meses. AGBAR les ha asegurado que paralizarán los pagos hasta que venga un técnico para ver dónde está el problema y buscar una solución.

Rosana, de Hospitalet: durante mucho tiempo viene pagando de luz entre 160 a 200 € cada dos meses. Le han cambiado el contador y ahora paga alrededor de 60 €. Le hemos aconsejado que lo denuncie a CONSUM, por todo lo que le han cobrado de más hasta ahora.

Con el caso de nuestro compañero Matías hemos cerrado el asesoramiento muy indignados. Tiene un hijo de 21 años que vive con él, y como ha conseguido un trabajo parcial de 4 horas a la semana por 110 € al mes, ENDESA le ha retirado el bono social por entrar otro salario en la casa. ¡No nos diréis si esto no clama al cielo! ¡Su usura no tiene límites!

Os esperamos en el próximo asesoramiento, nuestra voz se tiene que difundir para que nuestros derechos no sean pisoteados.

42a CRÓNICA: la Ley 24/2015 sigue vigente

cronica27juliolEste es el último asesoramiento que hicimos en Ingenieros Sin Fronteras: la Alianza Por la Pobreza Energética también hace vacaciones. Volveremos en septiembre otra vez en la sede de la FAVB. Esto no quiere decir que si hay casos urgentes no se atiendan: tenemos el Telegram y el correo, y siempre hay personas que permanecen atentas para ayudar, porque los problemas no se van de vacaciones. Aquí el relato, de la mano de Neus Escofet y Lucía Navarro, de las personas que vinieron el 27 de septiembre y nos contaron sus vivencias.

Hoy hemos empezado con Saida, de Barcelona: recibe una prestación de 426€. El Patronat Municipal de l’Habitatge le ha concedido un piso por el que paga 68€ de alquiler. Nos cuenta que su problema ahora es poder pagar el IBI y los gastos de escalera con lo que cobra, que ya nos causó extrañeza que tenga que asumir esos pagos. El viernes tiene que cambiar de profesional de la asistencia social por cambio de zona, y darse de alta de los suministros. Unos compañeros se ofrecieron a acompañarla a las compañías suministradoras.

Teresa, de Barcelona: le reclaman una deuda de 600€ de luz del año 2015. Se le han llevado el contador, vulnerando la Ley 24/2015 que en esas fechas ya estaba en vigor. Se le ha aconsejado que vaya a la asistente social y solicite el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial para que no le vuelvan a cortar los suministros, y especialmente, que ponga una denuncia ante Consum.

Yolanda, de Barcelona: tiene un alquiler social a nombre de su hijo. Anteriormente había sido desahuciada y se fue a vivir al piso de su hijo, donde los suministros estaban a nombre de su nuera. Tiene miedo de que le corten los suministros, pero como se va a quedar solo un mes en este piso y de momento no ha recibido ningún aviso de impago, por el tiempo que le queda para vivir en la casa casi mejor que no haga cambio de nombre. No ha podido obtener el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial porque aún no ha recibido ninguna notificación de facturas impagadas.

Geros, de Barcelona: lo estafaron con un alquiler verbal falso que incluía los suministros. Ahora la vivienda ha pasado a ser de la Sareb, la sociedad estatal que gestiona los pisos saneados de la banca, y es donde están empadronados todos los miembros de su familia. Pero está esperando un alquiler social legalizado. Quieren regularizar también los suministros. Ya puede ir tramitando el agua. El problema es la luz, que hasta que no regularice el tema de vivienda social, no puede darse de alta. Nos comenta que el alquiler social está previsto que se lo concedan en octubre.

Sandra, de Barcelona: vive en una vivienda recuperada con su hijo pequeño a su cargo. Con la ayuda de la APE ha podido regularizar su situación, informando al Ayuntamiento directamente de su situación. Han hablado con AGBAR para que se le restableciera el suministro: le han hecho un contrato provisional. Nos comenta que su hijo alucinaba, podía ir al lavabo y tirar de la cadena y ducharse en su casa sin tener que ir a la de los abuelos. También nos comenta que en el distrito de Nou Barris tardan más de un mes para tramitar los informes de riesgo de exclusión residencial.

Nuestro compañero Xavi nos ha comentado el caso que lleva de Neus de Terrassa: vive en una vivienda recuperada y lleva un mes y medio sin agua. Al final se ha conseguido el alta de suministro con el empadronamiento y el lunes le ponen un contador con un contrato provisional.

Hemos cerrado el asesoramiento con estas dos buenas noticias de los contratos provisionales de agua, pero en realidad cada caso es una lucha ardua y cansina por conseguir lo que nos corresponde por derecho.

Seguimos diciendo, y no nos vamos a cansar, que tenemos una ley a nuestro favor, la 24/2015 que no ha tumbado el Constitucional. Sin embargo, aún a día de hoy hay medios de comunicación que siguen diciendo que la ley está recurrida y paralizada, y eso es falso, ya que la parte de pobreza energética se mantiene intacta: no nos pueden cortar los suministros si tenemos el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial.

 

41a CRÓNICA: La pobreza energética no se va de vacaciones

Con esta certeza que descubre el título, os describimos a algunas de las personas que vinieron al asesoramiento del 13 de julio. En verano, la pobreza energética tiene el mismo rostro de sufrimiento, cronicanerviosismo, lucha colectiva, y alguna sonrisa regalada de pequeñas victorias cotidianas. Os presentamos la crónica de  la mano de nuestras compañeras Neus Escofet y Lucía Navarro:

Hoy ha venido Ricard, de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona, para ver el funcionamiento de los asesoramientos y nos ha comentado que van a poner 10 puntos de información a la ciudadanía sobre pobreza energética en Barcelona. Eso no quiere decir que los vayan a poner en 10 distritos, sino que los barrios más afectados tendrán 2 puntos de atención, como puede ser Nou Barris o Zona Franca.

Ha sido muy interesante el intercambio de puntos de vista.

Salvador, de Barcelona, también ha venido al asesoramiento. No tiene ninguna prestación y ha recibido una factura del agua de MUSA. Como tiene el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial va a ir a reclamar conforme él no puede hacer frente a dicho pago. No importa cuán pequeño sea el importe, para muchas personas puede significar una fortuna.

Patricia nos ha recordado el trágico accidente de la muerte en un incendio de los dos pequeños en el Besòs, víctimas de la pobreza energética; nosotras siempre alertamos del peligro que supone pinchar, pero seamos realistas: la desesperación hace que cometamos muchas imprudencias, por eso hay que regularizar la situación de los pisos recuperados, por el bien de las familias y la comunidad.

Susana nos ha informado del caso de Cristina de Viladecans: vive en una vivienda recuperada de la Sareb -sociedad propietaria de los pisos del Estado después de sanear la banca- pendiente de un alquiler social y lleva un mes sin luz. El Ayuntamiento dice que ha agotado todas las vías. Parece ser que la Sareb le va a hacer un precontrato para el tema del agua y seguramente podrá también darse de alta de la luz. Después de tanto tiempo luchando se ve un poco de luz, pero hasta que no lo tengamos regularizado no vamos a estar tranquilas.

Charo, de Barcelona, viene acompañada de nuestra compañera Ross Mary: tiene una pensión muy baja de 378 € y no puede hacer frente a los suministros. La va a acompañar primero de todo a la asistente social para que le hagan el informe de riesgo de exclusión residencial, y a partir de aquí van a ir a las suministradoras para acogerse a los bonos sociales.

Qué grande es Ross Mary: ella consigue arreglar su situación y no ha dejado de colaborar para ayudar a otros compañeros y compañeras. La solidaridad de la APE no tiene límites.

Hoy ha venido por primera vez Raúl, un universitario que está haciendo una tesis doctoral con 16 entidades distintas y quería informarse de la problemática de la pobreza energética.

Nuestra compañera Mónica ha llevado dos casos de vivienda recuperada sin suministro de agua muy complicados que han tenido un buen final.

En el caso de Ouafae, ha conseguido que AGBAR le hiciera un contracto provisional a través de la asistente social.

En el caso de Sandra, en Servicios Sociales le comentaron que no podían ponerse en contacto con AGBAR, pero que le están tramitando el informe de riesgo de exclusión residencial. Aunque ayer la compañía le puso el contador.

Dos casos iguales pero distinta manera de proceder. Para la APE, esto significa doble esfuerzo. Hay que buscar un medio para solucionar los casos con la misma problemática para no duplicar esfuerzos”.

40a CRÓNICA: Los asesoramientos: intersecciones de inteligencia colectiva

cronica29junyTodo el mes de julio haremos los asesoramientos en ENGINYERIA SENSE FRONTERES, debido a que la Federació d’Associacions de Veïnes i Veïns de Barcelona (FAVB), donde normalmente los hacemos, ya que esta entidad vecinal hace horario de verano, por las tardes estará cerrado. Aquí van los testimonios que llegaron el 29 de junio, recogidos por la pluma de las activistas de la Alianza Contra la Pobreza Energética, Neus Escofet y Lucía Navarro.

“Hemos empezado con nuestra compañera Vicky, de Sant Andrià del Besòs, que tiene un hijo pequeño a su cargo y tiene una prestación de 400 €. Ha venido muy angustiada porque no puede hacer frente a los pagos de luz y agua. Primero de todo le hemos dicho que no tiene que preocuparse porque su caso está contemplado dentro de la Ley 24/2015, y si no puede pagar que no pague porque está protegida. Tiene el Informe de Riesgo de Exclusión Residencial y con esto es suficiente para demostrar que es una persona vulnerable.

Frank, de Badalona, ha venido por primera vez a los asesoramientos para ver cómo funcionamos. Nos ha comentado que en Badalona la compañía del agua ha puesto un teléfono al servicio de las persones usuarias donde te informan de las ayudas que hay y qué tienes que hacer para solicitarlas.

Cristina, de Viladecans, vive con su hija que tiene problemas de salud, en una casa recuperada de la SAREB, el banco malo pagado con dinero público, para terminar de “sanear” el sistema financiero español. A Cristina le han cortado la luz, que para su hija es vital, porque la medicación la tiene que tener siempre a mano y se tiene que conservar en la nevera. El Ayuntamiento ha tardado seis meses en empadronarlas en la casa y está pendiente de un alquiler social. También tiene problemas con la vecindad que no la aceptan y por ello se siente acosada. Este es un caso de los difíciles por ser vivienda recuperada, pero esto no quiere decir que no lo vayamos a luchar.

Modesta, que ha venido por primera vez al asesoramiento, nos ha dado una buena idea: le recomienda a Cristina que vaya al médico para que le haga un informe de la enfermedad de su hija, destacando la importancia de mantener la medicación que toma siempre en fresco. Esto puede ser muy positivo para hacer presión.

Y aquí la importancia de los asesoramientos, que con las aportaciones de todos los compañeros y compañeras, podemos idear estrategias para poder afrontar sobre todo casos tan difíciles como este.

Fátima, de Barcelona, tiene un alquiler social y lleva muchos días sin luz porque Endesa le tiene un expediente abierto, pero dicho expediente va a nombre de otra persona. Vamos a hacerle un acompañamiento para que le hagan un contrato nuevo a su nombre. Es verdad que cuando vas sola, por desgracia, muchas veces no te hacen caso, pero si te ven que vas acompañada las cosas cambian.

Seguimos insistiendo en los asesoramientos en que cuando tengamos nuestro caso encauzado o resuelto, es importante continuar viniendo porque tu experiencia puede ayudar a muchos de nuestros compañeros y compañeras”.