Logo APE_blanc_header

[Comunicado] Ocupamos las oficinas centrales de Endesa en Cataluña para exigirle que ponga un contador a una familia que vive en una vivienda recuperada.

Ocupamos las oficinas centrales  de Endesa en Cataluña para exigirle que ponga un contador a una familia  que vive en una vivienda recuperada.

El padre de familia necesita una máquina de oxígeno para dormir

22 de diciembre de 2016

Hoy  hemos ocupado las oficinas centrales de Endesa de la avenida Vilanova  de Barcelona porque Mireia, José Manuel y sus dos hijos hace más de un mes que viven sin luz, ya que Endesa les cortó el suministro el  pasado 16 de noviembre. José Manuel necesita una máquina de oxígeno para respirar. Viven en Vilagrassa, en una casa propiedad de la Sareb que se vieron forzadas a  ocupar debido a que meses antes se quedaron sin trabajo y no podían  hacer frente a los pagos del alquiler del piso de La Fuliola, donde  vivían anteriormente. Ahora mismo se encuentran en proceso de  negociación para un alquiler social con la Sareb.

La familia ha hecho todos los pasos necesarios para dar de alta el suministro de la luz y ha tramitado el boletín azul. Además, por tratarse de una familia en situación de vulnerabilidad, han pedido el preceptivo informe a los Servicios Sociales de su Ayuntamiento para determinar esta situación. Cuando se han acercado a Endesa para hacer el alta, la empresa se ha negado en rotundo a tramitarla. En primer lugar, Endesa les reclama una deuda de 3.000€, de agosto de 2015 a agosto de 2016, a nombre del anterior propietario que murió hace tiempo. A pesar de que la familia ha presentado su certificado de empadronamiento con fecha de agosto de este mismo año, Endesa no quiere eliminar esta deuda. En segundo lugar, les piden el contrato de alquiler o escritura y sin este requisito no les darán el alta. Endesa argumenta que su deber es detectar los fraudes y cortar el suministro a estas familias porque es un peligro para ellos mismos y para los vecinos; pero cuando las familias intentan regularizar la situación, es Endesa quien pone palos a las ruedas. Así pues, la empresa también es responsable de este fraude, al dar como única alternativa a las familias pinchar los suministros o vivir sin luz. No existe ninguna ley ni decreto que regule la obligatoriedad por parte de las comercializadoras a requerir la titularidad de la vivienda para dar de alta un suministro, por lo tanto, esto se trata de una normativa interna de la compañía que podría resolverse con voluntad por parte de esta empresa.

Hoy estamos aquí para exigir a Endesa que ponga el contador a Mireia y a José Manuel, no sólo porque la garantía de acceso a los suministros básicos se tiene que hacer a todas las familias en situación de vulnerabilidad, independientemente de si tienen o no titularidad de la vivienda, sino también porque estamos hablando de que en este hogar vive una persona que tiene un suministro vital, que es la máquina de oxígeno para poder dormir. No sólo la Ley 24/2015 catalana recoge que no se puede cortar el suministro a aquellas personas que tengan un suministro vital, sino que la propia ley del sector eléctrico en su artículo 52.4y) así lo establece.

Si Endesa continúa negándose a dar luz a Mireia, a José Manuel y a sus hijos en un caso tan flagrante y en unas fechas tan señaladas, nos demostrará una vez más que no tiene ninguna sensibilidad ni preocupación hacia la situación de las familias más vulnerables ni ninguna intención de poner fin a la pobreza energética.

No permitiremos más que se corten los Derechos de las familias. ¡Seguiremos movilizándonos para denunciar desde la calle las políticas antisociales de Endesa y su vulneración de las leyes vigentes que garantizan que nadie siga sufriendo ni sed, ni frío, ni oscuridad!

#LuzParaJManuel

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone