Logo APE_blanc_header

Comunicado: Exigimos a la Generalitat que firme el Convenio con las empresas suministradoras para que éstas asuman la deuda de las familias que no pueden pagar

Logo APE_blanc_header

Precintamos las oficinas de atención al cliente de Endesa por la vulneración de los derechos humanos y de la Ley 24/2015

Siete meses después de la aprobación de la Ley 24/2015, Endesa y Gas Natural entre otras, continúan realizando cortes de suministros sin aplicar el principio de precaución, es decir, sin consultar previamente si se trata o no de una familia en riesgo de exclusión residencial antes de realizar ningún corte. Por este motivo, hoy hemos precintado la sede de atención al cliente de Endesa por vulnerar los derechos humanos y por incumplimiento sistemático de la Ley 24/2015. Es indigno que estas compañías continúen saltándose la ley con total impunidad y no haya ninguna respuesta de la Administración.

Exigimos a la Generalitat, que haga uso de los mecanismos que le dota la ley y sancione a las empresas suministradoras por todos los cortes que se están produciendo en Cataluña incumpliendo el principio de precaución que contiene la Ley 24/2015.

La Generalitat no solo tiene la obligación y el deber de sancionar el incumplimiento de esta ley sino también la obligación de desplegarla de forma integral. Garantizar el acceso a los suministros básicos implica la firma de convenios entre la Generalitat y las  compañías para que éstas se hagan cargo de las deudas pendientes. Desde que entró en vigor la Ley, la Generalitat no ha dado ningún paso para sacar adelante estos convenios, a pesar de que hace un mes que tiene sobre la mesa una propuesta de convenio que la comisión promotora de la ILP le hizo llegar y sobre la cual todavía no hemos recibido respuesta a día de hoy. La propuesta de convenio que planteamos a la Generalitat recoge obligaciones para la empresa distribuidora:

  • Aplicar el principio de precaución, es decir, no realizar ningún corte sin haber consultado previamente al Ayuntamiento si se trata de una persona en riesgo de exclusión residencial.
  • Condonar la deuda derivada de la imposibilidad de afrontar el pago de los suministros básicos a las familias en riesgo de exclusión residencial, así como los costes de alta del servicio y cualquier tipo de certificado energético que requiera la compañía.
  • Garantizar a las familias en riesgo de exclusión residencial el coste mínimo del servicio: revisar los contratos, quitar los costes innecesarios y aplicar las tarifas más bajas.
  • Aplicar un descuento significativo en la factura del suministro, rebajando su precio fijo hasta que el coste sea asumible por la persona o unidad familiar, teniendo en cuenta el límite 10% de los ingresos de la unidad familiar.
  • Regularizar poniendo el contador a las personas en riesgo de exclusión residencial que vivan en viviendas sin titularidad.
  • Informar, en las cartas de aviso por impago y de los cortes, de los derechos contenidos en la Ley 24/2015.

La propuesta de convenio recoge también obligaciones para la Generalitat en la línea de velar por el cumplimiento integral de la Ley 24/2015 y prestar la asistencia necesaria a los ayuntamientos para que puedan aplicarla de manera integral.

La Ley 24/2015 es una ley de emergencia, es inadmisible que 7 meses después la Generalitat no haya firmado los convenios para que la norma tenga los efectos que persigue. ¿Cuántos inviernos más necesitamos para hacerlo? ¿Detrás de este retraso hay connivencia o es que realmente no es una prioridad de este gobierno aplicar las leyes vigentes que nos protegen? La inacción de la  Generalitat en este sentido, hace que las suministradoras continúen con la lógica de que no cortarán los suministros solo si la Administración pública asume el coste. Es necesario que la Generalitat asuma la responsabilidad que tiene como garante de los derechos básicos y plante cara a las compañías distribuidoras de la luz y el gas. No solo lo pedimos las afectadas por los cortes, sino también la mayoría de ayuntamientos de Cataluña, tal y como han expresado en las entidades supramunicipales y las asociaciones de municipios.

Exigimos a la Generalitat que se siente con las grandes compañías y que en el término de un mes tenga firmados los convenios con las empresas distribuidoras. Y no cualquier convenio, este que hoy se hace público. De la misma manera que, ante la pasividad de las administraciones, fue la ciudadanía quien consiguió hacer realidad una norma para parar la emergencia habitacional; de nuevo nos avanzamos y hacemos propuestas sensatas y eficaces.

Si no es a las buenas, será a las malas. No nos podemos permitir que, con la Ley 24/2015, la Generalitat no sea lo suficientemente valiente  como para hacerla cumplir. Si Endesa, Gas Natural-Fenosa, Iberdrola y las empresas del oligopolio energético se niegan a firmar este convenio, exigimos a la Generalitat que haga pública la negativa de las compañías, y que utilice todas las herramientas a su alcance para presionarlas. Nosotros ya les hemos propuesto algunas como: la creación de un impuesto por impacto paisajístico de las líneas de distribución de estas empresas como medida de presión.

Hoy precintamos Endesa por vulneración de los derechos esenciales. Pero mañana podemos precintar Gas Natural-Fenosa, Iberdrola o incluso la misma Generalitat por el mismo motivo si no reaccionan.

¡Nuestros derechos no se negocian!

Barcelona, 17 de marzo de 2016

Logo APE_blanc_header

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone